La Contribución de los medios al desarrollo social y de la anticoncepción
  El acto de entrega del Premio Periodístico Daphne volvía a poner de relieve hace unos días, la importante labor que desempeñan los medios en pro del avance y cambio social…
Esto siempre ha sido así, pero además en el momento en el que vivimos, podemos decir que la sociedad del siglo XXI es la sociedad de la información. Una afirmación tan repetida como real. Además de nuevas y emergentes vías de información, los medios de comunicación tradicionales, que también utilizan estas nuevas vías además de las clásicas, suponen factor clave en el desenvolvimiento de nuestra sociedad. No en vano se han dado en llamar “el cuarto poder”. De ahí la importancia de una información veraz y unos contenidos rigurosos en dichos medios de comunicación.
De esta realidad podemos colegir el enorme interés que todos debemos tener en que el tratamiento en los medios de comunicación de los temas relacionados con la salud sea exquisito en su rigor y utilidad pública.
Esto no siempre es así. A pesar de que, en el ámbito específico de la salud sexual y reproductiva se ha avanzado notablemente en los últimos años, de nuevo estamos asistiendo a una radicalización de posturas y manipulación, a veces interesada, de los temas relacionados con esta parcela de la salud, que no deja de ser preocupante.

Este dato se extrae entre otros del último informe Quiral, de la Fundación Vidal Casas (2009) que analiza desde 1996, las noticias que sobre medicina y sanidad se publican en la prensa española de mayor difusión. Las conclusiones señalan un proceso de radicalización de las posturas a las que no son ajenas las noticias sobre salud sexual y reproductiva.

La política, la opinión, la ideología, debiera mantenerse a prudente distancia de los temas de salud. En concreto y como muestra clara, con el tema de la píldora post-coital, se han hecho, como verdades indiscutibles, afirmaciones que entraban en franca contradicción con la evidencia científica porque respondían a un posicionamiento y no al rigor de los estudios. El camino es peligroso y es precisa una reflexión de los medios de comunicación para evitar posicionamientos ideológicos que alejen la evidencia. La información veraz debe seguir siendo, con internet o sin él, el objetivo primordial del periodismo. Recuperar el rigor, dar prioridad a estudios científicos frente a opiniones personales, recabar opinión de expertos en la materia, evitar la intoxicación de temas polémicos, parece básico para recuperar la senda correcta en las informaciones sobre sexualidad y salud reproductiva. Son temas demasiado valiosos y delicados y de demasiada importancia para las personas, como para manipular con ellos.





Volver a principal e-mail