Educación e información como clave frente a los mitos y errores en anticoncepción
  Las ideas equivocadas sobre sexualidad y anticoncepción favorecen el bajo uso de métodos anticonceptivos, su mal uso y abandono, lo cual se traduce en altas tasas de embarazos no deseados que acaban la mayoría de las veces en aborto.

La importancia y la globalización de los mitos y errores en anticoncepción así como sus consecuencias ha sido el eje central del XII Congreso de la Sociedad Europea de contracepción y Salud Reproductiva celebrado en Atenas entre el 20 y el 23 de junio de 2012.

Desde su introducción en nuestro país a finales de los 70, la píldora ha sido objeto de controversias, generando en este primer momento un gran número de informaciones sobre riesgos y efectos secundarios, tanto en el ambiente científico como en los medios de comunicación. Esta situación fue creando una cultura popular negativa que ha calado en nuestra sociedad y también entre los médicos. Solo en los últimos 10 años se ha empezado a elaborar en nuestro país un discurso de evidencias científicas sobre los beneficios no anticonceptivos (ventajas añadidas) de la anticoncepción. Estos hechos pueden ser una de la causa del bajo uso de la anticoncepción hormonal en España.

Hay mitos y errores que se generan y alimentan desde los propios profesionales, incluso hay mitos exclusivos del estado español como los “descansos de la píldora” y otros que son propios de las distintas culturas y de la transmisión oral de las distintas sociedades.

También hay mitos y errores que están instalados tanto entre los profesionales como entre los ciudadanos.

Muchas son las ideas equivocadas y enumerarlas todas haría este artículo interminable, pero si enumeraremos algunas a modo de ejempo.

La píldora engorda, produce cáncer y causa infertilidad posterior.
Se debe descansar de la toma de la píldora para reducir los riesgos.
La píldora produce pérdida del deseo sexual.
La anticoncepción de urgencia es abortiva y los jóvenes la están usando de forma indiscriminada.
Los DIU provocan infecciones y aumentan los embarazos ectópicos.

El objeto de esta reflexión es plantear como se puede mejorar la percepción de confianza por parte de las usuarias y de sus médicos y sobre todo evitar que la ideología y la moral individual se antepongan a los conocimientos científicos.

Las posibles soluciones pasan por:

Educación sexual (no solo información) capaz de generar “actitudes positivas” sobre la sexualidad.
Elaboración de información científica concreta adaptada para la población en general y adolescentes en particular, debido que hasta ahora la mayor parte de la información llega a través de los medios de comunicación y de sus iguales.
Elaboración de recomendaciones y reevaluación periódica de la evidencia científica, como realiza la Sociedad Española de Contracepción (SEC), que sirva de guía para los profesionales.
Elaboración de literatura científica adecuada a los medios de comunicación para que a transmitan una información ajustada al estado de la ciencia.
Respeto por el principio de autonomía del usuario (lo que exige una información científica correcta)


José Luis Doval Conde


Miembro Equipo Daphne.





Volver a principal e-mail